ZYGMUNT BAUMAN: “AHORA SÉ QUE EL EXCESO DE INFORMACIÓN ES PEOR QUE SU ESCASEZ”

No Gravatar

Más de Zygmunt Bauman, mi sociólogo favorito.

____

Previa a su participación en el Foro Social del festival de reggae Rototom Sunsplash, el cual está teniendo lugar en la comunidad valenciana de Benicàssim (16-22 de agosto), el sociólogo polaco Zygmunt Bauman concedió una charla al diario español El País en la que habló de temas actuales como la democracia en Internet, el 15M, la precarización de las condiciones de existencia y el rol de los intelectuales en la promoción de nuevos valores en la sociedad. A continuación reproducimos algunos fragmentos disponibles de la entrevista.

Bauman

“La información es muy fácil de conseguir ahora. Vas a Google, haces una pregunta y recibes una respuesta. El problema es que no es una sola, sino que son millones. Cuando yo era joven anhelaba tener la clase de acceso a la información que tengo ahora, pero con el pasar de los años he descubierto que el exceso de información es peor que la escasez. Ahora los temas cambian continuamente. El interés de las personas fluctúa con enorme facilidad”.

“Nos estamos distanciando del pasado a toda velocidad, de lo cual resulta el impacto de dos fuerzas, una es la fuerza del olvido y la otra, la de la memoria. No hay tiempo para entrar en materia, de modo que la memoria guarda un recuerdo deformado del pasado. No sabemos cuánto van a durar las concepciones que se establecen con unos cimientos tan débiles. Esto no es serio. El problema es cómo conseguir llegar a la información relevante, cómo distingues la basura de lo relevante. Se trataría de saber si un año después le interesa a alguien lo sucedido el año anterior, si dejó algún rastro”.

“Simpatizo con el movimiento del 15-M, aunque no les veo capaces de cambiar nada. Pero no los culpo por ello. Sucedió lo mismo con Wall Street, tuvo un enorme eco en los medios, en la cultura, los políticos, incluso en los críticos sociales… ¿Sabe quiénes fueron los únicos que irónicamente ni se enteraron? Los peces gordos de Wall Street. Están buscando nuevas formas de cambiar las cosas, y eso es loable, pero de momento no las han encontrado. En esta confusión tiene mucho que ver el fenómeno de las redes sociales. Si un chico pasa tres horas diarias en Facebook tejiendo formas de comunicación alternativa es natural que crea la ilusión de que ha construido un espacio de democracia diferente. Cuando no hay ninguna sola prueba de que esta sea efectiva”.

“Nada es estable. Es muy propio de la modernidad líquida. Antes construías el conocimiento como quien construye una casa. Ahora se parece más bien a un tren que pasa sobre los raíles y no deja ninguna huella en la tierra”.

“Cuando escribí el libro [Esto no es un diario, editado por Paidós], la economía estadounidense daba signos de recuperación. Pero curiosamente el 93% de los ingresos extras provenientes de esa recuperación fue para el 1% de la población. Los problemas sociales siguen con nosotros y no tienen muchos visos de solucionarse. Nadie sabe a ciencia cierta cuánto tardará el problema del desempleo en arreglarse en España. Da la impresión de que todo anda fuera control”.

“Los políticos en esta época de la modernidad líquida se encuentran en una encrucijada. Por un lado, está la presión de los electores. Y por el otro están acogotados por la presión de la austeridad. Los recortes nadie los quiere. Hacen la vida más difícil. Por un lado desean mantener el estado de bienestar, pero por el otro tienen la orden de aniquilarlo. Cada cuatro años hay una nueva elección y entonces tendrán que escuchar lo que dicen los electores. Por el otro, están los mercados, que carecen de escrúpulos, de la solidaridad comunal. Es una situación complicada. Nominalmente el gobierno es responsable de lo que sus electores desean; por el otro, sufren factores que son extraterritoriales”.

“El proceso de la globalización es tortuoso. Hay fuerzas que están globalizadas: las finanzas, los mercados, el terrorismo, el tráfico de armas y de drogas. Mientras tanto, los poderes democráticos siguen siendo locales, nacionales. Aún vivimos bajo la sombra del Tratado de Westfalia. Acabó con la Guerra de los 100 años, y eso fue bueno. Básicamente vino a decir que cada rey, cada príncipe podía decidir en qué clase de dios sus súbditos deben creer. Nació el concepto de la soberanía nacional. Seguimos operando con el viejo patrón, pero con una intolerable presión proveniente de la globalización”.

Es la primera vez en que la generación más joven tienen las mejores expectativas (buena educación, idiomas) y ningún futuro“Toda mi vida, y he tenido una larga existencia, siempre he tenido la impresión de que las jóvenes generaciones si se aplicaban al estudio y obtenían buenos niveles de educación, les aguardaba una larga carrera. Las nuevas generaciones comenzaban donde habían terminado las anteriores. Se daba por sentado. Es la primera vez en que la generación más joven tienen las mejores expectativas (buena educación, idiomas) y ningún futuro. La juventud está cerca de acabar en la cuneta, corre el riesgo de ser redundante”

“Ocupar la plaza, como se ha hecho en Madrid o en Wall Street, no soluciona el principal problema y es que el poder ya no lo controlan los políticos y que la política carece de poder para cambiar nada. Tampoco creo que sirva ocupar un supermercado, como se está viendo estos días en España”.

“Como estamos padeciendo una crisis detrás de otra, no prestamos atención a lo que es definitivo: no podemos seguir viviendo como vivíamos, no podemos consumir como antes. Y eso es un hecho. Hay que olvidar de una vez que la felicidad esté relacionada con la adquisición de bienes”.

“La clase política durante mucho tiempo ha aplicado una sola idea a la resolución de los problemas sociales: incrementar el consumo. Vivimos en un planeta que no admite más explotación de los recursos. Extender los patrones de consumo de los países desarrollados al resto del planeta es impensable si queremos pervivir”.

Hoy, los herederos de Ford pueden coger su iPhone traspasar todo su capital a un país en el que la gente sigue viviendo por un dólar diario“Estamos alcanzando niveles de desigualdad cercanos a los del siglo XIX. En la antigua sociedad de los productores, los jefes y los empleadores eran dependientes entre sí. Ahora esa relación se ha quebrado. Antes, un trabajador de la Fiat o de Ford estaba empleado en la compañía durante treinta o cuarenta años. Ahora, la media de permanencia en una empresa de un trabajador de Silicon Valley es de ocho meses. Creo que la diferencia es elocuente por sí misma. Hoy, los herederos de Ford pueden coger su iPhone traspasar todo su capital a un país en el que la gente sigue viviendo por un dólar diario. Y donde la fuerza laboral es barata, no hay sindicatos y los gobiernos corruptos están dispuestos a cualquier cosa. Pueden mudarse, pero los trabajadores no pueden. La dependencia mutua ha sido sustituida por la unilateralidad. Los empleados necesita al patrón, pero no al revés”.

“Preguntas como si los ciudadanos tenían más miedo hace cien años que ahora, si sufrían más o no son imposibles de contestar. Esa gente que sufría entonces no estaba en la misma situación que nosotros ahora, por lo que no es posible la comparación. El hecho de haber vivido mucho permite a un sociólogo experimentar muchos momentos diferentes. Mi conclusión hoy, a los 88 años, es que no he encontrado ninguna sociedad perfecta. La felicidad nunca es completa. Cada sociedad tiene sus problemas. Lo más inquietante de la sociedad contemporánea, y la idea es del filósofo francogriego Cornelius Castoriadis, es que ha dejado de hacerse preguntas a sí misma. El gran peligro es cuando crees haber dado con la sociedad perfecta. La búsqueda de la sociedad perfecta no tiene fin y eso es bueno. El afán por mejorar es uno de las mejores cosas de la condición humana”.

La figura del intelectual debería usar su autoridad pública, su influencia para aportar a la solución de los problemas, a la creación de valores sociales.“Cuando sucedió la revolución verde en Irán, Hillary Clinton saludó el nacimiento del nuevo Irán para felicitarse por haber presenciado de la primera revolución de Internet. Se oyeron cosas como que la gente disparó con sus Twitters en respuesta a las balas reales del poder. Luego quedó demostrado que solo unas 60 personas realmente tienen esa herramienta en Irán. Y que al final resultó una revolución de las de toda la vida, en la que la gente se involucró por las vías tradicionales, por el trato personal. Al final, nada cambió, salvo una cosa: nunca resultó tan fácil para la dictadura atrapar a los líderes de la revolución. Solo tuvieron que teclear los nombres en Google. Clinton celebrando la libertad de Internet es un gesto irónico, sobre todo ahora que sabemos que quieren cortarle la cabeza a Julian Assange por emplear la libertad de expresión en la Red. Lo que en Irán consideraba un gran paso para la democracia, en EE UU es un atentado contra la seguridad nacional. Es de locos”.

“La extinción de los intelectuales daría para una larga charla aparte. Resulta una cuestión dolorosa, en cualquier caso. Michel Foucault explicó que uno de los grandes problemas de nuestro tiempo llegó cuando pasamos del concepto del intelectual total al del intelectual parcial. Según esa idea, cada cual defiende lo suyo. La figura del intelectual debería usar su autoridad pública, su influencia para aportar a la solución de los problemas, a la creación de valores sociales. El intelectual parcial que solo defiende lo suyo es en sí mismo una contradicción. Cuando yo era joven la palabra intelectual se empleaba asociada con la idea de la gente, de la comunidad. Esta conjunción ha sido rota. El contrato entre la sociedad y el intelectual se ha quebrado. Además, ya no tiene la capacidad para llegar a nadie. Ese poder lo tienen los medios”.

Zygmunt Bauman

Fuente: sociologiac.net

Fuente

Memecracia: la era de las ideas contagiosas

No Gravatar

En los años finales del siglo XX ocurrió algo insólito. El mundo se convirtió en una bola donde podía rodar, en un solo segundo, una misma conversación. Los memes (ideas contagiosas que se difunden de persona a persona y evolucionan de forma impredecible y aleatoria, como el ‘relaxing cup of café con leche’, Harlem Shake o el ‘Ola K Ase’) encontraron la tierra perfecta para crecer: internet.

meme

Hasta entonces, los medios de comunicación habían sido los amos de la conversación. Ellos filtraban la información y construían, cada día, la imagen del mundo. La multiplicación infinita de contenidos en la Red eclipsó el poder que les había dado su exclusividad y, desde ese momento, el planeta Tierra se convirtió en una Memecracia. Era, como describió Charles Dickens en Historia de dos ciudades (1859), “el mejor de los tiempos y el peor; la edad de la sabiduría y la de la tontería; la época de la fe y la época de la incredulidad; la estación de la luz y la de las tinieblas; era la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación”.

La periodista Delia Rodríguez, redactora jefe de Huffington Post, lleva más de diez años escribiendo sobre internet, redes sociales y trending topics. Ha leído a decenas de estudiosos sobre el tema y, por el camino, ha acabado realizando una “investigación obsesiva” sobre los memes. La conclusión está escrita en Memecracia: Los virales que nos gobiernan, un libro donde explica el origen, el funcionamiento y la historia de estas “ideas contagiosas”.

memecracia

El meme es tan antiguo como la conversación misma. La humanidad evolucionó copiando y eso justamente es lo que hacen los memes: copiar ideas que se propagan entre los individuos sin ningún tipo de frontera ni en el espacio ni el tiempo.

El concepto nació en 1976. El zoólogo Richard Dawkins utilizó la palabra en su libro El gen egoísta para establecer una comparación entre los genes y la cultura.

Ambos, decía, pasan de una persona a otra mediante la copia. Aunque, para ser meme de internet, la idea tiene que ir cambiando y evolucionando por el camino. Si el contenido pasa intacto de un individuo a otro, es un viral.

Internet y la tecnología de la información hicieron del mundo un lugar absolutamente copiable. Los memes nunca lo habían tenido tan fácil. Y entonces comenzó la era de la emoción y el contagio. La época en la que, según la autora del blog Trending Topics, “todo se acelera cada vez más”. “Vivimos en un remolino en lo que más nos importa es lo más visto, lo que aporta más visitas”, explica.

En “este sistema de información social, político y económico”, los ciudadanos son “portavoces y transmisores automáticos” de memes. La información, como ocurrió siempre en la Historia, al final, se ve relativamente despojada de su veracidad o su toxicidad, para convertirse, según la periodista, en “una forma de mantener lazos con los demás”.

Las ideas contagiosas nos hacen pensar en los demás. Queremos compartirlas. Ya sea por ellos (agradarles) o por uno mismo (construir status). Los humanos, para Lieberman, somos “DJ de la información”. “Tomamos información del entorno y la volvemos a emitir pensando que le va a gustar a los demás”, especifica la autora. “La tendencia natural a compartir está muy exacerbada con la tecnología. No somos conscientes de lo importante que es esto. Las epidemias se extienden en un segundo. La cultura se ha globalizado y esto define a la memecracia”.

Las historias son las cadenas de relación entre los humanos y “un imán de atención”. Delia Rodríguez escribe, incluso, en su libro, que “nuestra relación con las historias es tan íntima que existe la posibilidad de que seamos el resultado de las narraciones que inventamos”.

La memecracia ha hecho la llamada realidad (lo que acontece en el mundo exterior) “más emotiva, más alterada, más pegajosa, más atractiva que la real porque la forman memes que han evolucionado para llamarnos la atención y ser transmitidos”, escribe la periodista. “Una sola historia indignante es más visible y poderosa que toda una realidad que tan solo sea triste. En lugar de debatir públicamente sobre la realidad, lo hacemos sobre su sustituta: una competición de memes exaltados”.

En la era en la que los periódicos, la radio y la TV dictaban cuál era la ‘realidad’, los memes estaban en sus manos. Los medios propagaron y grabaron en la memoria colectiva el “se siente, coño”, la foto de las Azores o el cruel asesinato de Miguel Ángel Blanco. Pero los memes se escaparon de su poder. Tambiénlos memes políticos dejaron de estar controlados por “medios, partidos y organizaciones a través de señuelos y seudoeventos: declaraciones pensadas para el telediario, fotos históricas, historias personales, vídeos oficiales”.

Entonces “los memes viajaban de arriba abajo, igual que en las sociedades tradicionales los padres decían a sus hijos lo que tenían que pensar”, escribe Rodríguez. “Este sistema ha desaparecido. No solo los memes –especialmente los premeditados– se han multiplicado, sino que la ‘actualidad’ contiene ahora memes que nacen abajo y llegan arriba. Hace años jamás se hubieran podido capturar, difundir y discutir vídeos amateurs como el de Atocha o el ‘que soy compañero, coño’ y hoy son habituales. Votaremos cargados con todos esos vídeos, imágenes e historias que sin internet jamás hubieran trascendido. Las ideas se transmiten ya en todas direcciones”.

Aunque esto no significa, necesariamente, que la economía de la atención sea ahora más democrática. Para la redactora jefe del Huffington Post, implica que “es más memecrática, porque son los memes más aptos, no los más verdaderos, los que nos dirigen. Es un sistema más rápido, más emocionante, más aleatorio, más incontrolable”.

Y, hoy, los medios de comunicación “se están transformando en medios de emoción”, de acuerdo con la autora de Trending Topics. En su libro, asegura que“no somos ciudadanos informados, somos groupies de la información que nos excita, con la que alteramos y automedicamos. Los periodistas tampoco informamos, sino que nos dedicamos a filtrar, amplificar o frenar memes”.

La comunicación, en cierto modo, podría estar volviendo a sus orígenes. Lo dicen autores como Tom Standage (“los medios de comunicación de masas son una excentricidad en la historia de la humanidad”) o los pensadores que, como L.O. Sauerberg, hablan delparéntesis Gutenberg. “Muchos filósofos dicen queestamos volviendo a la cultura oral”, expone Delia Rodríguez. “Internet ha acabado con la cultura del sistema editorial y ha traído de nuevo la oralidad, la remezcla, lo colectivo… En las redes sociales, las personas están hablando con sus amigos. Son charlas escritas”.

Esas conversaciones están repletas de memes. Y “no son solo tonterías que nos pasamos unos a otros”, advierte la periodista. “Hemos de ser conscientes de nuestra responsabilidad al difundir memes”. La memecracia no es ni una utopía ni una distopía. Es un presente que se ha pintado en un futuro espeluznante en los seis capítulos deBlack Mirror. En esa serie británica, escribe Rodríguez, “estamos entregados a una memecracia descontrolada por la tecnología”.

¿Qué debe tener tu meme para triunfar?

(Cuadro de Memecracia, los virales que nos gobiernan)

  • Contiene una historia
  • Esa historia trata alguno de los grandes temas de la narrativa
  • Personajes y situaciones son arquetípicos
  • Esa historia logra mantener la atención
  • Tienen planteamiento, nudo, desenlace
  • Incorpora alguna sorpresa
  • Satisface una necesidad de la pirámide de Maslow en cualquiera de sus puntos, desde el sexo hasta la trascendencia
  • Apela a algo que desean los demás (deseo mimético) o a las ideas de vivir en crisis o vivirlo todo
  • Provoca una emoción intensa e irracional como la hilaridad, la indignación o la ternura
  • Aprovecha los sesgos y tendencias naturales del cerebro para atraer más atención (sencillez, movimiento, caras humanas, colores intensos, patrones cognitivos, ruidos y colores intensos…)
  • Muestra comportamientos que desactivan nuestro cortafuegos racional: grupos de gente haciendo cosas a la vez, cánticos, bailes, tec.
  • Implica el uso de varios sentidos de forma intensa y rememorable
  • Hace pensar al receptor en otra persona a quien le podría ser útil
  • Compartirlo supone una mejora de la situación social
  • Compartirlo sirve para reafirmar lazos o como excuso para conversar
  • Coincide con un sistema de creencias previo o es tan poderoso como para cambiarlo
  • Se lanza en un momento en el que no compite con otros memes
  • Se alía con memes que son exitosos en ese momento o que lo fueron en el pasado
  • Mejora la transmisión de otros memes
  • Ha sido sembrada todas las veces posibles en el mayor número de personas
  • Es atractivo para niños y adolescentes
  • Va dirigido a un grupo que es o puede ser suficientemente amplio
  • Se ha probado y perfeccionado antes

Generación Z, Hiperconectada

No Gravatar

Mindshare Argentina, agencia de medios del Grupo WPP, realizó una investigación con el objetivo de conocer con mayor profundidad a la nueva generación de jóvenes que pueden ser identificados a partir de un elemento en común: son nativos digitales.

Generacion-z

Ya conocidos como la “Generación Z”, nacieron aproximadamente entre el 2003 y 1995 (tienen entre 10 y 18 años)  y suceden en el tiempo a la “Generación Y”. El haber nacido en un mundo completamente digitalizado es un elemento fundamental para entender su estilo de vida, ya que va a influir en sus relaciones sociales, en su forma de divertirse, de pensar el futuro y hasta de consumir.
Resulta cada vez más difícil definir qué es la adolescencia y mucho más establecer un corte etario con la que se corresponda. Puede ser considerada un período de la vida, una actitud, un estilo de vida e incluso un espíritu. Los múltiples términos creados para nombrar fenómenos vinculados a la adolescencia son un síntoma de las dificultades para definirla: tweens, kidults, adultescents, twixters, neet, kippers, nesthocker, freeters, etc. Es por esto que decidimos indagar qué significa hoy ser adolescente, cuáles son sus códigos y lenguaje propio, cómo se relacionan con la tecnología, con los medios y las marcas.

Son jóvenes híper-conectados, para quienes no solo ya no existen fronteras geográficas o límites de tiempo, sino tampoco una distinción entre una realidad on y off-line. Su mundo está completamente atravesado por el hábitat digital en el que se mueven. En Argentina más del 85% de los jóvenes de entre 12 y 18 años son usuarios de Internet, siendo el segmento etario con mayor exposición a este medio.
Es una generación que ha crecido en un entorno cambiante y en constante transformación: innumerables avances tecnológicos, nuevos medios de comunicación, multiplicación de productos, y formas de consumo, acceso ilimitado a información y contenidos, entre otras cosas. En este contexto, han generado una gran capacidad de adaptación a los constantes desafíos y exigencias que se les plantea, convirtiéndose en verdaderos multi-taskers.

El acceso a una cantidad ilimitada de información los transforma en híper-informados y estimulados. Desde su infancia crecieron con acceso a contenidos más sofisticados y complejos, por lo que han forjado una actitud más crítica frente al “mundo adulto”, ante el cual se muestran escépticos, descreídos y desafiantes, escepticismo que se ve reflejado en su forma de consumir. Podríamos decir que la “Generación Z” es una generación de consumidores más “inteligentes” o al menos más difíciles de convencer. Estar expuestos a diversas fuentes de información les da herramientas para criticar y cuestionar, a lo que se suma la posibilidad de dialogar con otros consumidores. Las recomendaciones se han vuelto fundamentales a la hora de tomar decisiones y las distintas plataformas digitales, como redes sociales, funcionan como un amplificador del Word of mouth. Este tipo de comunicación horizontal es valorada siempre y cuando sea percibida como real, por lo que las marcas pueden no ser bienvenidas en estos espacios de conversación a menos que utilicen los códigos y el lenguaje adecuados. Son consumidores proactivos, saben lo que quieren y están constantemente buscándolo, sin esperar pasivamente las propuestas de parte de las marcas, lo cual las obliga a estar atentas a qué es lo que buscan y cómo lo hacen. A esto se suma que frente al enorme flujo de información, entretenimiento y contenidos (de otras marcas y de los propios usuarios) deben ser cada vez más creativos para llamar su atención.

Otro de los objetivos de la investigación fue conocer cuál es la mirada que el mundo adulto tiene sobre estos jóvenes, para lo que se llevó a cabo una encuesta online que permitió dar cuenta de algunas percepciones. Uno de los resultados que se desprende es que los adultos consideran que la adolescencia de hoy difiere sustancialmente de la que vivieron ellos: más del 50% respondió que los adolescentes de hoy no se parecen nada a los de su generación: La pérdida de valores, respeto y una mayor rebeldía fue la diferencia más mencionada. Además señalaron que lo primero que asocian con la adolescencia es la falta de límites, irresponsabilidad y rebeldía (26%), y entre las problemáticas relacionadas con los jóvenes, la drogadicción (82%) y la falta de límites de los padres (79%) fueron las más mencionadas.

Pero si queremos entender a esta “Generación Z” y poder penetrar en su mundo no podemos quedarnos en estas percepciones, tenemos que profundizar en su dinámica cultural. Estos jóvenes son protagonistas de una cultura mucho más impredecible y cambiante, más difícil de definir, lo cual nos obliga a estar más atentos y abiertos a las transformaciones que proponen.
Fuente

Medios y plataformas digitales: tendencias para ver en 2013

No Gravatar

Millward Brown presentó el informe Futures Group donde detalla algunas claves para ver hacia dónde van el marketing, la comunicación y el entretenimiento. Analiza la mayor relevancia de los dispositivos móviles, la importancia de un trabajo de construcción de marca ‘omnicanal’ y la integración de la televisión con las redes sociales.

plataformas_digitales

El mundo de los medios y las plataformas cambia constantemente, y para los profesionales del marketing, la publicidad y las comunicaciones es clave estar al tanto de las últimas novedades en la materia. En este sentido, el reciente informe Futures Group elaborado por Millward Brown pone el foco en un grupo de tendencias para saber qué esperar en 2013.

Tres son las claves que según el informe, van a definir el escenario digital este año. De acuerdo con Millward Brown, los dispositivos móviles, con cada vez mayor penetración global, se volverán el control remoto que guíe la actividad de los usuarios en los medios en busca de información y entretenimiento. “Nos permiten no sólo el control activo de los aparatos electrónicos, sino además una integración perfecta con el mundo que nos rodea”, explica el informe, y añade que el desafío para las marcas será proveer contenidos útiles e interesantes, que le proporcionen a las personas información, entretenimiento, ofertas y acceso a experiencias.

Por otro lado, el informe destaca la creciente importancia del trabajo ‘omnicanal’ en marketing. La proliferación de medios y plataformas tornan más compleja la construcción de una marca y exigen a los profesionales del área un trabajo que tenga en cuenta los diferentes escenarios y puntos de contacto entre la marca y el consumidor. El reto para los anunciantes será integrar cada vez más los medios sociales y las plataformas móviles, como   fuentes de acceso a información e interacción con sus consumidores.

Además, el informe advierte sobre la creciente importancia de los móviles como plataformas publicitarias. “Los profesionales del marketing deben comenzar a construir la infraestructura para brindar una experiencia integrada en el mundo omnicanal. Si no lo hacen ahora, mientras continúan lanzando mensajes desarticulados, sus competidores empezarán entablar un mejor diálogo con los consumidores. El requisito técnico es capturar momentos significativos de acercamiento con la marca, para poder hacer referencia y construir en las siguientes interacciones”, explica.

En este mismo escenario, Millward Brown analizó el cambio en los hábitos de consumo de medios, y se refirió a la ‘televisión social’. “Ahora vemos más televisión que nunca y la experiencia de ver televisión se está viendo más enriquecida que erosionada, gracias a las redes sociales y a las aplicaciones para la televisión social”. De acuerdo con el informe, el televisor recobrará su rol central, al integrar en su pantalla la interacción en redes como Facebook o Twitter, y será una plataforma de interacción entre usuarios y contenidos. “Quienes estén más involucrados con un programa en particular podrán interactuar con elementos más ricos de la historia durante la transmisión o entre episodios. De la misma forma, las respuestas y reacciones de la audiencia serán parte de una narrativa única que se impregnará mucho más en la vida de las personas”. Para las marcas, el reto aquí es pensar y desarrollar campañas publicitarias y contenidos que comprendan estos hábitos e integren las pantallas para enriquecer, y no entorpecer, la experiencia del espectador.

“Esperamos que el 2013 sea otro año dinámico para el display en línea, los dispositivos móviles y los medios sociales. Los consumidores tienen mayores expectativas de acercamientos publicitarios digitales inteligentes y los profesionales del marketing necesitarán desarrollar campañas más sofisticadas para mantenerse al día con lo que funciona”, manifestó Duncan Southgate, director de marca global para el área digital de Millward Brown.

Fuente

7 trucos inteligentes para dar una primera gran impresión por @Jaime_Bedia

No Gravatar

Según muestran algunas investigaciones, la gente decide si trabajar contigo o no a los dos segundos de mantener una reunión cara a cara.

Este hecho pone la responsabilidad en uno mismo para asegurarse de que esos dos segundos cuentan realmente. La única manera de hacerlo, es prepararnos de antemano.

introduce

Geoffrey James nos recomienda estos trucos que quizás puedan ayudarte en la revista Inc.:

1.- Mantente en forma

Tu nivel de energía depende de tu nivel de salud. Si te cansas fácilmente, puedes estar seguro de que parecerás cansado, especialmente bajo la presión de una reunión inicial. Y si pareces cansado, la gente puede pensar por defecto que también lo estás para realizar el trabajo.

Esto no significa que necesites ser un culturista ni una de esas actrices delgadas de Hollywood, pero sí estar lo suficientemente sano como para parecer alerta, capaz e interesado.

2.- Investiga en la Cultura (de la empresa)

Distintas industrias tienen distintas normas acerca de lo que es apropiado en términos de la apariencia personal y el comportamiento en reuniones. Por ejemplo, llevar un traje de Armani a una reunión con un programador no resulta apropiado y puede invitar a un silencio ridículo. De igual modo, distintas regiones del país (o del mundo) tienen diferentes normas. Las mujeres que se visten con trajes sexys pueden enviar un mensaje erróneo a gerentes de Oriente Medio, por ejemplo. Averigua lo que se espera de ti antes de asistir a la reunión.

 

3.- Enviar señales claras

Tu semiótica son las señales que tu apariencia transmite de manera inmediata a otra gente. La gente realiza juicios precipitados basados en la ropa, los accesorios, y más: relojes, joyas, maletines, maquillaje, el tono de la piel, la expresión de la cara, etc.

Por lo que es práctico asegurarse de crear conscientemente un conjunto de señales visuales que comuniquen que eres el tipo de persona apropiado para ese negocio.

4.- Crear un buen recibimiento

Un saludo tiene tres partes: la sonrisa, las palabras y el apretón de manos. Estos varían según la situación.

Investigar es la clave: por ejemplo, algunas culturas consideran vulgar sonreír enseñando los dientes. Tus palabras deben ser apropiadamente formales (o informales). El apretón de manos, por lo general debe ser firme pero sin apretar demasiado. ¡Haz tus deberes!

5.- Conoce tu agenda

Una gran parte de la primera impresión recae en lo seguro que te muestres en ti mismo y lo que tienes que ofrecer. La gente siente de manera interna si estás preparado para la subsiguiente reunión o si tu plan es simplemente improvisar.

Por eso es tan importante saber lo que quieres conseguir de la reunión y estar listo para alcanzarlo. Estar preparado a conciencia te da un aplomo que, de manera silenciosa, comunica credibilidad y confianza.

6.- Ensaya tu entrada

Ahora que tienes todas las piezas juntas, realiza un ensayo general de cómo entrarás en la habitación, o, en caso de que sea la otra persona la que entre, de cómo te levantarás y le ofrecerás tu saludo. Ensáyalo bastantes veces, así llegará a ser natural en lugar de parecer una simple memorización. Si es posible, practica con un colega y pídele su opinión.

7.- Medir y Ajustar

Puesto que las primeras impresiones son tan importantes para el éxito, querrás seguir los resultados de tu esfuerzo. Después de cada primera reunión, anota la respuesta de la gente que acabas de conocer. Presta atención a la expresión de sus caras, afirmaciones y subsiguiente comportamiento.

Si en la reunión también estaba un colega de confianza, pregúntale cómo ha ido. ¿Ha ayudado o dificultado la primera impresión que has realizado? ¿Dónde hay margen de mejora?

 

Fuente

 

Social Commerce: las redes sociales como canal de ventas

No Gravatar

Aunque muchos crean lo contrario, las redes sociales también pueden servir para impulsar las ventas. Es cierto que la mayoría de los expertos en social media recomiendan a las empresas no abrumar a sus seguidores con ofertas comerciales, y están en lo cierto.

Sin embargo, hay casos en los que los negocios han desarrollado estrategias inteligentes utilizando plataformas como Facebook, y obtuvieron excelentes resultados. Es el caso de Gap, que consiguió vender US$11 millones en un día gracias a una promoción en Facebook a través de Groupon.

Otros casos exitosos son los de P&G, que logró vender 1000 packs de pañales en menos de una hora mediante Facebook, o el de la tienda Tesco, que ganó US$3 millones mediante vouchers expedidos en Facebook.

Las cifras indican que efectivamente el fenómeno se está expandiendo. Un estudio de Social-Buy, que investigó el social commerce en España, reveló que 4 de cada 10 tiendas online en ese país incorpora alguna función social.

Por otra parte, según Nielsen, el 46% de los usuarios de Internet utilizó la web para tomar una decisión de compra.

Probablemente el éxito del  Social Commerce se debe a la posibilidad de crear espacios interactivos que permiten un mayor acercamiento entre los consumidores y las marcas, y de los consumidores entre sí.

El hecho de que los usuarios interactúen entre sí y con potenciales clientes es muy valioso, ya que la opinión de otro consumidor puede ser muy valorada y otorga una mayor seguridad de compra.

De todas formas, para que el comercio mediante las redes sociales funcione, es necesario hacer campañas bien direccionadas. Esto significa llegar al público que realmente está interesado, para que una campaña de social commerce no se transforme en una molestia para los usuarios.

El vínculo directo y cotidiano que se puede lograr con la audiencia a través de las redes las convierte en un espacio potencial para impulsar las ventas, tal como lo demuestran los casos concretos. Tanto para canalizar compras virtuales como para incrementar las ventas en una tienda, las redes sociales tienen un gran potencial listo para ser desplegado.

Por: Silvina Moschini | CEO & Founder Intuic, en Infobrand

 

Cuando la comunicacion on line es un dolor de cabeza

No Gravatar

Con el desafortunado mensaje publicado por Starbucks que aclaraba un faltante de stock, un recorrido por algunos casos en donde un desliz genera un impacto negativo en Internet

 

Por Guillermo Tomoyose   | LA NACION

Las redes sociales pueden ser la plataforma por excelencia para mejorar la relación con la audiencia, conocer mejor a los potenciales clientes e incluso generar nuevas vías de comunicación. Sin embargo, algunos deslices en Internet en nombre de la marca pueden ser un duro revés que genera repercusiones negativas en el mundo online.

En el caso más reciente, el perfil oficial de la cadena de café Starbucks se disculpaba por utilizar insumos nacionales sin el distintivo logo de la compañía, para luego tener que salir a aclarar un error en la redacción del escueto comunicado previamente publicado en Twitter.

Las bondades de los 140 caracteres de la plataforma de microblogging se han convertido en una potente y seductora herramienta para los community manager, como se conocen a los responsables de la gestión de la comunicación online de las marcas en Internet. Y muchas veces, la excesiva confianza o la falta de sensatez hace que la audiencia malinterprete el mensaje o simplemente lo rechace.

En este contexto, una acción promocional de una marca a pocas horas de un terremoto, como ocurrió con el perfil oficial de Walmart en México, termina siendo una iniciativa poco feliz. Ante las críticas que se multiplicaron en Twitter e Internet, los administradores de la cuenta eliminaron el post, pero ya era tarde: como suelen ocurrir en estos casos, una captura de pantalla bastó para expandir de forma negativa la publicación.

En cuanto al sentido del humor, no todos interpretan de forma positiva un ofrecimiento de trabajo sin una remuneración, como ocurrió en el caso de la agencia Genes Interactive. “Buscamos la asistente de cuentas más geek, y no tenemos un mango”, rezaba el explícito anuncio.

La reacción en los blogs y las redes sociales fue inmediata.

“Contamos algo que sucede a través de una búsqueda para con los estudiantes pero de cuya interpretación se hace cargo cada uno (el aviso en ningún caso plantea una falta de compensación)”, aclaró Diego Montesano de Genes en un post de la agencia.

En ciertas ocasiones, la comunicación en Internet hace que el lenguaje empleado y el diálogo sea más informal, pero no siempre esto se condice con el perfil que una compañía debería adoptar en su comunicación online. Eso es, al menos, lo que se pudo ver en uno de los mensajes publicados publicados en el perfil oficial en Twitter de la tienda de electrodomésticos Garbarino, con un tono íntimo, personal y frustrante.

En otro de los casos, Twitter es la herramienta elegida para promover consejos y campañas de prevención, como sucede con la cuenta oficial de la Policía Federal Argentina. Sin embargo, dada la cantidad de caracteres disponibles en la plataforma, ciertos mensajes suelen quedar fuera de contexto.

A su manera, ciertos políticos cuentan con equipos de comunicación que buscan moderar el discurso y reducir el margen de error en las declaraciones que se publican en Internet. Ese es el caso de Mauricio Macri, que en un reciente partido de Boca citó de forma errónea a Walter Erviti y Matías Caruzzo.

Si bien no utilizó la habitual marca que solía emplear para distinguir las declaraciones de su equipo de comunicación y las que realizaba en persona, poco después el perfil oficial en Twitter salió a tomarse con humor el error, un recurso que no siempre logra revertir el ruido generado de forma previa.

Fuente

 

 

Mi Tesina.

No Gravatar

Hola!

Les comparto mi Tesina de la carrera de Ciencias de la Comunicación Social, con Orientación en Opinión Pública y Publicidad. (UBA)

El tema de la misma es el PROSUMIDOR como nuevo sujeto que configura la relación con los medios y la publicidad en el ámbito online.

 

Espero que la disfruten tanto como a mí me gustó escribirla!

 

Desde acá van a  poder descargarla:

Tesina

 


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como responder al telefono en varios idiomas

No Gravatar

Hola! En este último día feriado de Carnaval en Argentina, les dejo una nota que me pareció súper útil.

_____

Aunque se suele pensar que para responder a una llamada en otros idiomas basta con saludar, en realidad la mayoría tienen una o varias palabras específicas para indicar la respuesta a una llamada telefónica. Pensemos por un momento que, aunque se puede decir “hola” en castellano, la forma más extendida en nuestro idioma es “¿diga?”, que no sólo sirve para indicar que estamos disponibles al otro lado de la línea, sino que también es una invitación a que se nos hable.

Aquí os mostramos algunas de las palabras que podéis utilizar si os llama alguien que hable desde otro país.

  • Brasil: Alô?
  • China: Wei. (significa algo parecido a “hola”, pero sólo se utiliza en las conversaciones telefónicas).
  • Finlandia: Haloo?
  • Francia: Allô?
  • Alemania: El que responde suele utilizar su nombre y apellido o solamente el nombre si se está seguro de que se trata de una llamada informal.
  • Holanda: Hallo.
  • Inglaterra: Se suele responder con un sencillo “hello”, pero en conversaciones informales se puede utilizar “‘ello” (hello sin “h”), que, curiosamente se acerca al “aló”.
  • Islandia: Halló?
  • Israel: Shalom (no tiene que ver con “Aló”, sino que significa tanto “hola” como “adiós”).
  • Italia: Pronto (Al igual que “Wei” esta expresión únicamente se utiliza en las llamadas).
  • Japón: Moshi moshi.
  • Portugal: Está?
  • Rusia: Slushayu (que significaría “le escucho”)
  • Turquía: Alo?
  • Vietnam: A-lo?

Con esta muestra podéis observar que el saludo más extendido es “Aló” en variadas formas. Por supuesto a nadie se le ocurriría saludar en la calle a nadie con esa palabra. Pero, ¿por qué se ha convertido en la expresión más extendida a la hora de responder? No se sabe a ciencia cierta, pero hay una teoría que afirma que todo comenzó con las pruebas de llamadas a larga distancia de Edison y un asistente de origen húngaro. Para indicar que no había perdido la señal, este asistente repetía una y otra vez “hallom”, que en húngaro significa “Oigo”. A Edison le gustó la expresión por ser corta, y parecerse a “hello”. Ignoramos cómo es que se difundió por el resto del mundo (aunque se dice que, dado que Edison tenía asistentes de todas las nacionalidades, estos podrían haber llevado la expresión a sus lugares de origen).

 

Otro curioso origen es la del saludo telefónico japonés “moshi moshi”. La leyenda cuenta que los zorros, animales maliciosos y diabólicos en Japón, engañaban a la gente disfrazándose de humanos. Podían imitar perfectamente a una persona, pero no podían decir la palabra “moshi”. Nadie asegura que al otro lado de la línea no haya un malvado zorro diciendo ser alguno de nosotros, así que diciendo “moshi moshi” dejamos claro que somos una persona. Por supuesto en estos días nadie cree ya en historias de animales embrujados, pero el simpático saludo ha prevalecido.

Ahí lo tenéis: ya sabéis un par de cosas curiosas para contar en vuestra próxima llamada.

Fuente