“Hay una nueva economía que pone a la persona en el centro de todo” Matías Kelly en LN

No Gravatar

El funcionario de Desarrollo Social dice que la clave es cambiar el eje de los procesos

La actividad económica se mueve, por lo general, poniendo a las ganancias en el eje del proceso de toma de decisiones. Matías Kelly, titular de la Unidad Ejecutora de Ingreso Social con Trabajo (del Ministerio de Desarrollo Social) dice eso, pero, a la vez, afirma que hay un nuevo planteo, con el avance de una economía que se propone que la persona sea su centro. Y en ese esquema, sostiene, los ajustes se hacen en función de respetar tal prioridad. Kelly, que tuvo un rol protagónico en el evento Sustainable Brands, llegó a la función pública en diciembre pasado. Hasta entonces, estuvo a cargo de las actividades en la Argentina de Ashoka (una organización que promueve el desarrollo de economías inclusivas) y de Sistema B, la ONG que nuclea a las empresas de triple impacto: económico, social y ambiental.

matias-kelly

-¿Cómo se da en el mundo laboral el proceso de transformación hacia una economía sustentable?

-Hay dos claves. La primera es que estamos en una transición, y siempre en transición hay que ser cuidadosos con las evaluaciones que se hagan [en cuanto a números, por ejemplo]. Y la segunda clave es que se trata de un nuevo mundo que es más inclusivo y, por tanto, no puede ser el empleo una variable resultante de un proceso de sustentabilidad, sino parte misma del proceso.

-¿Y es un empleo con qué características?

-La clave está en qué se pone en el centro de la actividad; si es la ganancia, el resto ajusta en función de eso. El nuevo mercado de empleo sustentable pone a la persona en el centro y todo se mueve en función de eso. Hay una nueva economía que pone a la persona como eje. Y que toma a la persona en su todo, para entender qué necesita, con qué viene, cuál es su experiencia… Yo tengo una hija de cuatro años y es probable que para lo que vaya a estudiar ni se haya creado la carrera; no sabemos qué trabajos habrá, pero sí que se va a poner a la persona en el centro.

-¿Qué rol debe cumplir en esto el Estado?

-Hay varias formas de dinamizar esta economía. Una es lograr el cambio de paradigma; que haya más de 1000 personas acá [en Sustainable Brands] hablando del tema y siendo trending topic, marca que hay un cambio de paradigma. Otra de las claves es que el mercado vaya generando escalabilidad en su impacto social y ambiental, porque hay un mercado que en general pone en el centro a la ganancia, y la idea es correr el eje para generar algo potente; creo que de eso hablamos acá. Y el tercer gran eje dinamizador de esta economía es el Estado, que debe encontrar su función en el objetivo de poner a la persona en el centro: que a partir de ese principio regule lo que tenga que regular, que allane el camino para que las cosas sucedan; que controle… Es parte de lo que tenemos que descubrir en una nueva conciencia, porque un nuevo mundo requiere un nuevo rol del Estado.

-¿Y de qué manera podría el Estado articular sus acciones con las de la sociedad civil?

-Hay algo muy concreto: el presidente Mauricio Macri presentó hace tres semanas en el Congreso, el proyecto de ley de empresas de Beneficio e Interés Colectivo (BIC), redactado por organizaciones sociales con la bandera de Sistema B; a esa iniciativa se había sumado otro grupo, el de 101 Soluciones [una convocatoria a proponer medidas de acción para una economía inclusiva, organizada en 2015 por Ashoka, Fundación Avina, Socialab, Sistema B y la nacion]. Eso es un Estado receptivo.

-¿Y de qué manera pueden hacer su aporte políticas estatales existentes como el plan Argentina Trabaja?

-En los programas de inclusión de transferencia condicionada como Argentina Trabaja y Ellas hacen, apuntamos a que exista transferencia y condición; también un proceso de autonomía, y que quede infraestructura para la comunidad. El esquema es que haya una persona formándose, generando actividad económica y dejando infraestructura para la comunidad, todo dentro de un proceso de aprendizaje que lo lleve a la autonomía.

-¿Cómo se plantea el proceso de salida hacia otro tipo de empleo?

-De eso hablo cuando hablo de autonomía; queremos que se pueda dar lo mejor para cada uno, según lo que necesite. Muchas veces los programas, cuando son universales, tratan a todos por igual, y está bueno poner la mirada en qué necesita cada persona y trabajar por su autonomía. Alguien necesitará acompañamiento del Estado con alguna contraprestación, y otro podrá formar una cooperativa con compañeros con unicidad productiva y autonomía en términos amplios. Tenemos un equipo de personas trabajando en diversos conceptos de éxito en ese sentido.

Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1938858-matias-kelly-hay-una-nueva-economia-que-pone-a-la-persona-en-el-centro-de-todo

Generación Z, Hiperconectada

No Gravatar

Mindshare Argentina, agencia de medios del Grupo WPP, realizó una investigación con el objetivo de conocer con mayor profundidad a la nueva generación de jóvenes que pueden ser identificados a partir de un elemento en común: son nativos digitales.

Generacion-z

Ya conocidos como la “Generación Z”, nacieron aproximadamente entre el 2003 y 1995 (tienen entre 10 y 18 años)  y suceden en el tiempo a la “Generación Y”. El haber nacido en un mundo completamente digitalizado es un elemento fundamental para entender su estilo de vida, ya que va a influir en sus relaciones sociales, en su forma de divertirse, de pensar el futuro y hasta de consumir.
Resulta cada vez más difícil definir qué es la adolescencia y mucho más establecer un corte etario con la que se corresponda. Puede ser considerada un período de la vida, una actitud, un estilo de vida e incluso un espíritu. Los múltiples términos creados para nombrar fenómenos vinculados a la adolescencia son un síntoma de las dificultades para definirla: tweens, kidults, adultescents, twixters, neet, kippers, nesthocker, freeters, etc. Es por esto que decidimos indagar qué significa hoy ser adolescente, cuáles son sus códigos y lenguaje propio, cómo se relacionan con la tecnología, con los medios y las marcas.

Son jóvenes híper-conectados, para quienes no solo ya no existen fronteras geográficas o límites de tiempo, sino tampoco una distinción entre una realidad on y off-line. Su mundo está completamente atravesado por el hábitat digital en el que se mueven. En Argentina más del 85% de los jóvenes de entre 12 y 18 años son usuarios de Internet, siendo el segmento etario con mayor exposición a este medio.
Es una generación que ha crecido en un entorno cambiante y en constante transformación: innumerables avances tecnológicos, nuevos medios de comunicación, multiplicación de productos, y formas de consumo, acceso ilimitado a información y contenidos, entre otras cosas. En este contexto, han generado una gran capacidad de adaptación a los constantes desafíos y exigencias que se les plantea, convirtiéndose en verdaderos multi-taskers.

El acceso a una cantidad ilimitada de información los transforma en híper-informados y estimulados. Desde su infancia crecieron con acceso a contenidos más sofisticados y complejos, por lo que han forjado una actitud más crítica frente al “mundo adulto”, ante el cual se muestran escépticos, descreídos y desafiantes, escepticismo que se ve reflejado en su forma de consumir. Podríamos decir que la “Generación Z” es una generación de consumidores más “inteligentes” o al menos más difíciles de convencer. Estar expuestos a diversas fuentes de información les da herramientas para criticar y cuestionar, a lo que se suma la posibilidad de dialogar con otros consumidores. Las recomendaciones se han vuelto fundamentales a la hora de tomar decisiones y las distintas plataformas digitales, como redes sociales, funcionan como un amplificador del Word of mouth. Este tipo de comunicación horizontal es valorada siempre y cuando sea percibida como real, por lo que las marcas pueden no ser bienvenidas en estos espacios de conversación a menos que utilicen los códigos y el lenguaje adecuados. Son consumidores proactivos, saben lo que quieren y están constantemente buscándolo, sin esperar pasivamente las propuestas de parte de las marcas, lo cual las obliga a estar atentas a qué es lo que buscan y cómo lo hacen. A esto se suma que frente al enorme flujo de información, entretenimiento y contenidos (de otras marcas y de los propios usuarios) deben ser cada vez más creativos para llamar su atención.

Otro de los objetivos de la investigación fue conocer cuál es la mirada que el mundo adulto tiene sobre estos jóvenes, para lo que se llevó a cabo una encuesta online que permitió dar cuenta de algunas percepciones. Uno de los resultados que se desprende es que los adultos consideran que la adolescencia de hoy difiere sustancialmente de la que vivieron ellos: más del 50% respondió que los adolescentes de hoy no se parecen nada a los de su generación: La pérdida de valores, respeto y una mayor rebeldía fue la diferencia más mencionada. Además señalaron que lo primero que asocian con la adolescencia es la falta de límites, irresponsabilidad y rebeldía (26%), y entre las problemáticas relacionadas con los jóvenes, la drogadicción (82%) y la falta de límites de los padres (79%) fueron las más mencionadas.

Pero si queremos entender a esta “Generación Z” y poder penetrar en su mundo no podemos quedarnos en estas percepciones, tenemos que profundizar en su dinámica cultural. Estos jóvenes son protagonistas de una cultura mucho más impredecible y cambiante, más difícil de definir, lo cual nos obliga a estar más atentos y abiertos a las transformaciones que proponen.
Fuente

Multitasking, multiscreen y transmedia, los actuales hábitos en el consumo de medios

No Gravatar

Les comparto esta nota muy en la línea de mi Tesina. 🙂

(http://www.slideshare.net/cecicocho/tesina-final-11748921 )

 

En la actualidad, las personas realizan distintas actividades en simultáneo mientras consumen medios, y acceden a contenidos e información desde diferentes plataformas al mismo tiempo. De acuerdo con un reciente estudio de Turner Internacional Argentina, los adultos usan más la computadora y los jóvenes su smartphone.

La proliferación de pantallas y dispositivos en la actualidad introdujeron cambios en la manera en que las personas consumen medios. La imagen de la familia reunida delante del televisor dio paso a una escena actual en la cual imperan el multitasking, el multiscreen y el transmedia en un contexto de convergencia de pantallas y contenidos.

Según el reciente informe Screens elaborado por Turner Internacional Argentina, en la actualidad los hábitos de jóvenes y adultos a la hora de acceder a entretenimiento e información se caracterizan por una combinación de las pantallas que expanden la experiencia audiovisual. Según encuestas realizadas para este estudio, la tv se asocia más a un uso compartido y un momento de esparcimiento, mientras que los dispositivos móviles se emplean para mayor conectividad y tienen un uso más personal.

De acuerdo con el informe, elaborado a partir de encuestas online y entrevistas en profundidad, cada dispositivo se integra con los restantes en una práctica que le permite a los usuarios crear un ecosistema de sinergia para potenciar sus recursos. De esta manera, se imponen el multitasking, en la realización de diferentes actividades mientras se consumen medios (mails, redes sociales, chat, etcétera); el multiscreen, que describe el consumo simultáneo de distintos medios relacionados; y el transmedia, el hábito de seguir una historia o un tema desde diferentes medios y plataformas.

En este contexto, los desafíos para los productores de contenidos están en la importancia de ofrecer contenidos ricos y optimizados para diferentes pantallas, y que potencien los recursos de cada plataforma. Según las respuestas de los usuarios mencionadas en el estudio, la pc permite profundidad en los contenidos, el smartphone se valora por su hiperconexión, el mp3 es considerado un elemento de compañía, la consola de videojuegos es un elemento de esparcimiento y la tablet es el elemento deseado por estética y status.

En el actual contexto, la televisión mantiene un lugar central, en tanto que hay en promedio 2,5 televisores por hogar y la tv paga alcanza una penetración del 80 por ciento, mientras que las tabletas, por ejemplo, asciende al 12 por ciento. Según el informe, los adultos miran en promedio 40 minutos más de televisión que niños y adolescentes. No obstante, los dispositivos que más utilizan son la computadora y el smartphone. En tanto, los segmentos más jóvenes pasan más tiempo con sus smartphones, y luego se ubican la computadora y la tv. En cuanto a los contenidos, películas, series, dibujos animados, música y deportes son los más buscados.

Fuente

 

La vida cotidiana de la Generación Z pasa cada vez mas por la web

No Gravatar

Son los adolescentes y preadolescentes que encuentran en las redes sociales y los dispositivos móviles la forma preferida para socializar, comunicarse, compartir sus actividades diarias y acceder a contenidos de entretenimiento.

Internet se ha convertido en una herramienta central dentro de los hábitos de los miembros de la llamada Generación Z, el grupo de los jóvenes preadolescentes y adolescentes (de 8 a 17 años). Gracias al desarrollo y el incremento en la penetración de dispositivos móviles (smartphones y tabletas, principalmente) con conexión web, y el constante aumento de las conexiones de banda ancha con cada vez más velocidad, Internet fue ocupando un lugar central en la forma en que los jóvenes se comunican, socializan, comparten sus actividades, acceden a contenidos de entretenimiento y se informan sobre los temas que les interesan.

Ante este escenario, JWTIntelligence realizó una investigación a partir de una muestra de 200 preadolescentes, 200 adolescentes y 400 adultos estadounidenses y británicos para profundizar en sus hábitos y su relación con la web. De acuerdo con los testimonios, se observa que la conexión digital para los jóvenes es más importante que otros elementos como la música, su teléfono celular el dinero o las películas. De hecho, nueve de cada diez encuestados señaló que les molestaría mucho tener que renunciar a su conexión a internet, mientras que quienes el 78 por ciento mencionó al celular en segundo lugar. Consultados sobre qué dispositivos más les molestaría no tener, los más mencionados fueron los teléfonos y la televisión.

Esta generación da por sentado un mundo en que existen los teléfonos inteligentes, las tabletas y las conexiones digitales a Internet inalámbrico de alta velocidad las 24 horas del día, los 7 días de la semana. También cuenta con los dispositivos para socializar de forma digital, lo cual está cambiando la manera en que se comunican los niños y con quién lo hacen”, dice Ann Mack, directora de Tendencias de JWT.

Esta situación afecta también a la socialización de los jóvenes. Si bien no son mayoría, es un dato llamativo que cuatro de cada diez encuestados indicara que se siente más cómodo y le resulta más divertido hablar con gente de forma online, mediatizada a través del chat que hacerlo cara a cara.

La importancia de las redes sociales para sus hijos es un tema considerado por los padres. Si bien reconocen tener confianza en ellos, los resultados de la encuesta indicaron que ocho de cada diez padres prestan atención a la forma en que ellos usan estos sitios y la información que publican y comparten allí.

Este escenario presenta desafíos y oportunidades para las marcas. De acuerdo con el informe de JWT, es importante que los anunciantes desarrollen e implementen una estrategia para dispositivos móviles. Esto incluye que sus sitios estén optimizados para la navegación desde un smartphone, algo que de acuerdo con estadísticas de Google solo pone en práctica una de cada cinco marcas. Además, se plantea como un elemento importante tener presencia e intercambio fluido en redes sociales, el aprovechamiento de herramientas de geolocalización y el desarrollo de aplicaciones que favorezcan a la imagen de la marca a través de propuestas y experiencias divertidas y novedosas.

Fuente: http://www.adlatina.com/notas/noticia.php?id_noticia=45250